Día de Santa Barbara

Cada 4 de diciembre se celebra el día de Santa Bárbara, virgen y mártir cristiana del siglo III. Según habría nacido en Nicomedia, cerca del mar de Mármara, fue hija del sátrapa rey Dióscoro, quien la encerró en una torre supuestamente para evitar que los hombres admiraran su belleza y la sedujeran.

Mientras su padre estaba ausente, Bárbara se convirtió al cristianismo y mandó a construir tres ventanas en su torre, simbolizando la Santísima Trinidad, el enterarse de esto, su padre quiso matarla y es por ello que Bárbara huyó y se refugió en una peña milagrosamente abierta para ella. Atrapada pese al milagro, se enfrenta a su destino.

Su martirio lo sufrió atada a un potro, flagelada, desgarrada con rastrillos de hierro, colocada en un lecho de trozos de cerámica cortantes y quemada con hierros al fuego. Finalmente, el juez dictó la pena capital por decapitación. Fue decapitada por su padre en la cima de la montaña, un 04 de diciembre.

Es la patrona de las profesiones que manejan explosivos, debido a la leyenda del rayo, y especialmente de los militares que pertenecen al arma de artillería en la mayoría de los ejércitos, incluso en algunos países musulmanes.

En las cuencas mineras asturianas le dedican un himno llamado Santa Bárbara bendita, por ser patrona de los mineros. Es la patrona de los electricistas, feriantes y fundidores. Es clásico el patronazgo que ejerce de los canteros. 

Ella es una de las figuras que cuenta con mayor devoción en Venezuela. Es por ello que hoy te queremos dejar una oración para que puedas honrarla en su día

"Poderosa Santa Bárbara, ejemplar luchadora, ayúdame a vencer en esta batalla.
Tú que no caíste en la tentación del mal, tú que defendiste con tu amor, toda adversidad, saliendo victoriosa te ruego que intercedas ante Dios, Nuestro Señor para que me ayude a sobrellevar este momento en el que él me pone a prueba.


Que él, desde su respetable morada me conceda la fuerza suficiente, en donde el bien será el triunfador.


Señor, que diste a Santa Bárbara una increíble fortaleza para soportar los mayores ultrajes y tormentos por ser fiel a ti, te pedimos que, como ella, nosotros seamos fuertes en la adversidad y humildes en la prosperidad para alcanzar como ella la eterna bienaventuranza.  Por Jesucristo, nuestro Señor. 
Amén".