Hoy se celebra el día de San Sebastián

Hoy se celebra el día de San Sebastián 



Sebastián, hijo de familia militar y noble, era oriundo de Narbona, pero se había educado en Milán. Llegó a ser capitán de la primera corte de la guardia pretoriana. Era respetado por todos y apreciado por el emperador, que desconocía su cualidad de cristiano. Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios idolátricos. Sebastián era Capitán de la Guardia en el Palacio Imperial en Roma, y aprovechaba ese cargo para ayudar lo más posible a los cristianos perseguidos. Pero esta situación no duro por mucho tiempo, y fue denunciado al emperador Maximino quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.


Sebastián declaró que sería seguidor de Cristo hasta el último momento de su vida, y entonces por orden del emperador fue atravesado a flechazos, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.




A San Sebastián, se le invoca contra las flechas envenenadas, las plagas y enfermedades; se le considera el santo patrono de arqueros, soldados y atletas. En Maracaibo, además de pedírsele protección contra las flechas envenenadas de los indios, se le imploró por la salud de sus habitantes durante la epidemia de cólera de finales del siglo XVIII. Cada año se le otorga en este día la Orden .San Sebastián, en sus Clases I, II Y III, a personalidades destacadas de la región.


Oracion a San Sebastián.


 Glorioso san Sebastián 

que alcanzaste de Dios tanta fe y caridad,

que llegaste a sacrificar tu vida

por obedecer a Dios  y socorrer fielmente

a tus hermanos cristianos.


Ahora que vives junto

a Dios escucha las plegarias y súplicas

de los que te invocan con gratitud, fe y devoción,  y acuden a ti desde los campos,

pueblos y ciudades. Mártir de Cristo,

alcánzanos de Dios que, confesando nuestra fe,  acojamos el Reino anunciado por Jesucristo  con verdadero espíritu de penitencia y vivamos como hijos de Dios.


Que nuestros hogares sean verdaderos templos de amor  en donde florezca la santidad, reinen el bienestar, la alegría y la paz.


Que en nuestro trabajo reinen la justicia y la concordia.


Líbranos de todo egoísmo y maldad para que, fraternalmente unidos,

vivamos en esta hermosa tierra que Dios nos ha dado de acuerdo con los valores del Reino:  especialmente la verdad, la justicia y el amor.


San Sebastián mártir glorioso, lleva nuestros ruegos ante Dios

y concédenos tu especial intercesión.


Amén.