¿Deseas lograr la prosperidad en tu vida?

Recuerda que la prosperidad no es tema de dinero, aunque éste sirva como un instrumento de satisfacción personal y profesional. Aquí hacemos referencia a la motivación, al cumplimiento de los sueños y el poder lograr tus objetivos plenamente.

Lo más importante es que debes estar claro a donde diriges tu plan de vida. Recuerda que debes decretar la prosperidad por medio de una actitud positiva.

La opinión de los demás es muy importante y tenga presente que puede ser una señalde aprendizaje en cualquier momento de tu vida.

Practica el discernimiento, así aprenderás a darle el valor y el respeto a cada quien.

Combine la alegría, el entusiasmo, la seguridad y la autoestima, para que tenga la más poderosa fórmula de bienestar y de esta manera hacer realidad sus proyectos.

Lo que empieces debes terminarlo, recuerda que si empiezas algo y no lo culminas siempre estarás expuesta al fracaso.

No te quejes. Recuerda quelas personas que se quejan sufren el síndrome de “la víctima de las circunstancias”. Tu eres lo que atraes y lo que atraes es lo que piensas y sientes. Si te quejas en vez de ganar armonía y bendiciones lo que puedes obtener es un gran rechazo.

Hay una frase que siempre recomiendo yo. “Libérese del pasado y no se aferre al futuro, ya que éste no existe aún, y cuando llegue tan sólo será el presente. Viva sólo el aquí y el ahora. Si vive plenamente el presente, edificará su prosperidad.”

Preocúpese por su imagen, sea positivo y coherente entre lo que dice y hace. Aprende a predicar con el ejemplo.

Hable bien de los demás, usted no sabe si esa persona es o será su maestro de vida que le enseñe que cada palabra que usted comenta sobre él o ella es el vivo reflejo de lo que le caracteriza a usted.

Siempre recomiendo que debemos escuchar más y hablar menos tonterías.

Antes de hablar piense lo que va decir esto es ley de vida. Todo lo que digas puede ser usado en tu contra.

Aprende a valorar el tiempo de los demás, dale sentido a las palabras que escuchas de otras personas y sobre todo dale el valor que merecen para que comprendas el significado tienen.

La mejor prosperidad se logra por el buen uso de las relaciones humanas, sore todo os valores, el respeto, la tolerancia y la comunicación efectiva.

No maldiga, no pronuncies malas palabras, ni palabras obscenas.

Comparto muy amablemente contigo esta frase: Bendigo el bien, el dinero que llega o se va, bendigo a quienes se lo entrego y bendigo a quienes me lo entregan a mi.

Te quiero obsequiar este mensaje:

Bendiga su cartera con dinero dentro diciendo:

Soy bendecido y me siento honrado por la gracia divina que el señor ha puesto

en mí. Bendigo todo lo grandioso que percibo y bendigo el dinero que hace de mí

una persona honesta y fiel a mis principios. Pero doy las gracias amorosas al Señor

mi pastor, quien me ha permitido disfrutarlo con la gratitud infinita.

HR